Arde el Amazonas; el pulmón de nuestro planeta

Los incendios que se están produciendo en la selva del Amazonas tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida y en el futuro de nuestro planeta, sin embargo su atención mediática no está siendo la suficiente cuando la comparas con otros desastres cuyo impacto es mucho menor.

Comparativa del incendio del Amazonas y de la catedral de Notre-Dame

En el incendio de la catedral de Notre-Dame se produjo una movilización sin precedentes no solo para sofocar el incendio sino también para recaudar fondos para restaurarlo tan solo 3 horas después de que se originará el fuego. Sin embargo, en Occidente hemos sido conscientes del desastre medioambiental de la selva del Amazonas más de 17 días después y tras constatarse más de 40.000 incendios desde principios de año.

Cuando ardió Notre-Dame se recaudaron más de 850 millones en dos días y no parece que haya un movimiento lo suficientemente popular para ayudar a repoblar el pulmón de la Tierra y es que después de más de 17 días de incendios, hemos de ser conscientes del impacto que tiene en nuestro planeta y por tanto en nuestras vidas. 

Para hacernos una idea solo hace falta mostrar unos pocos datos:

  • Más de 40.000 incendios en el año 2019 en el Amazonas en lo que llevamos de año, lo que amenaza a muchas especies y con ella a la calidad de nuestro aire. 
  • Aunque la mayor superficie vegetal del planeta es el bosque de taiga siberiano, el Amazonas debido al gran número de especies que tiene es el lugar, aporta más oxígeno a nuestro planeta, es por ello que le llamamos el Pulmón de La Tierra.
  • Se le considera el Pulmón del planeta porque produce el 20% del oxígeno que respiramos y los árboles del amazonas capturan el 25% del CO2 de la Tierra (2400 millones de toneladas), reduciendo el llamado efecto invernadero y frenando el temido cambio climático. 
  • Ante los incendios, los árboles que se queman desprenden el CO2 a la atmósfera lo que afecta negativamente a calidad del aire que respiramos y acelera el cambio climático.
  • Este año ya se ha deforestado  un 80% más de superficie que el año pasado

Sin duda es una cuestión de todos contribuir a reducir los incendios en los lugares que habitamos y apoyar con donaciones a aquellos organismos que buscan repoblar de árboles nuestro planeta y cuidar de las especies que necesitamos para vivir, ya que lo que está claro es que la calidad del aire es cada vez peor.

La mala calidad del aire y los problemas de salud

La mala calidad del aire está incrementando los problemas respiratorios que tenemos, aumentado el número de casos de alergias, asma, tos crónica debido a la emisión de iones positivos. Esta demostrado que un ambiente cargado de iones positivos es perjudicial para la salud y se necesitan de iones negativos para conseguir el equilibrio y la armonía. Solo hace falta mostrar unos datos para entender este punto:

Un edificio de oficinas con aire acondicionado y calefacción central tiene una concentración de iones negativos de 0 a 250 centímetros cúbicos (c.c), mientras que unas cascadas de agua en plena Selva del Amazonas tiene entre 25.000 y 100.000 c.c.

¿Cómo podemos ayudarnos a respirar un aire de mejor calidad? Los purificadores de aire son la solución ya que de acuerdo al principio de atracción electroestática, dado que el polvo, las bacterias, y en general, todos los elementos contaminantes existentes en el aire tienen carga positiva, el uso de un purificador de aire hace que estas partículas se unan a los iones negativos generados por estos aparatos, y al convertirse en partículas más pesadas, caigan al suelo.

Sin duda los purificadores de aire son la mejor solución en el corto plazo pero a largo plazo debemos apoyar a los organismos que buscar repoblar las zonas devastadas por el fuego dejando un mejor lugar para nuestros hijos y nietos.

Deja un comentario